jueves, 2 de abril de 2009

Carpas a mosca (Introducción)


Empezamos con la publicación de una serie de artículos dedicados a la pesca de la carpa a mosca, estos artículos provienen de la pagina Web de un amigo mío, y tras solicitar su permiso para traducirlos al castellano y colgaros en mi blog os los hago llegar para vuestro disfrute..

Son realmente interesantes y desde aquí os animo a que visitéis su pagina Web, el enlace lo encontrareis al final de este articulo, que además de ser una maravilla, contiene montajes muy interesantes y otros artículos de pesca a mosca en el mar por ejemplo, eso si… en Portugués.

Espero que os gusten estos artículos… para mi ha sido todo un placer traducirlos para vosotros.

También quiero dar las gracias a José Rodrigues por permitirme traducir sus artículos y divulgarlos desde aqui en castellano.

Carpas a mosca (Introducción)


Autor: José Rodrigues
Traducido por Daniel González



Antes de iniciarme en la pesca a mosca, dedique algún tiempo a pescar ciprínidos pasando por varias técnicas como la pesca a la inglesa o a la francesa. Era muy divertido pero me faltaba algo, algo que conseguí descubrir con una caña de mosca.

La pesca a mosca ofrece múltiples retos, y todos los días recreo en mi cabeza el momento en que intento capturar aquella especie que es muy difícil o casi imposible de pescar con esta técnica.

Cuando llega por fin ese momento me siento muy feliz, incluso si los primeros resultados no son los mejores, porque se que habrá muchas otras jornadas y que llegará el día en que salga victorioso y conseguiré pescar y darle la libertad a aquel pez que con tanta imaginación y dificultad conseguí engañar.

Se trata de no renunciar a la primera, insisto, la clave para el éxito de la pesca a mosca de la carpa es la persistencia.


La carpa no necesita de presentación, pues es una especie muy común en prácticamente todos los embalses y lagos de nuestro país. Por eso podemos encontrar muchas localizaciones ideales para su pesca a mosca. No obstante es necesario que el pescador dedique algún tiempo a analizar los lugares de pesca, y lo mas importante, analizar el comportamiento de las carpas. Esto es un problema, ya que las carpas muestran un comportamiento distinto en cada lugar.

En un embalse, por ejemplo, las carpas pueden demostrar mas actividad en una zona en la que es imposible pescar a mosca, pero puede haber otra zona en que pueden no demostrar tanta actividad, pero ser este sitio es ideal para pescarlos con esta modalidad.







El Material


En la mayoría de los casos, las carpas pescadas a mosca son de un tamaño razonable, pesando entre los 2 y 3 Kg. Aunque es común tener alguna sorpresa y capturar ejemplares de mayor tamaño. De este modo es estrictamente necesario utilizar material “pesado” para este tipo de pesca. Si nuestro lugar de pesca no tiene obstáculos sumergidos visibles como ramas de árboles, podemos perfectamente utilizar material ligero, a pesar de esto no debemos utilizar nunca cañas de numeración inferior a línea #5, esta numeración sin duda nos proporcionara momentos de gran emoción.

En los casos en los que los ejemplares pesen entre los 4 Kg. y los 8 Kg. la mejor opción es sin lugar a dudas una caña para línea #7 u línea #8 ya que podemos pasar mucho tiempo luchando hasta que tengamos el pez en nuestras manos.
Yo, personalmente utilizo una caña para línea #5, para los ejemplares más pequeños y una caña para línea #8 cuando percibo la presencia de ejemplares de mayor tamaño. Esta me permite controlar al pez con mayor facilidad y aun así la emoción de su captura es bastante grande.


Yo me preguntaba: ¿con una caña para línea #8 podré sentir el pez?, mas cuando conseguí clavar una carpa de este tamaño todas mis dudas se disiparon, y rápidamente me di cuenta que a menudo utilizar material un poco mas fuerte es ideal para conseguir manejar al pez con mayor facilidad. Claro que, con una caña mas ligera tendría mucha mas lucha, pues tendría que trabajarla el doble de tiempo, pero al contrario de otras modalidades, el momento de mayor emoción en la pesca a mosca, la que nos hace saltar el corazón, es aquel en que vemos a la carpa tomar nuestra mosca y los cinco segundos siguientes a clavarla…

Para completar nuestro equipo necesitamos un carrete. Es importante que tenga un buen freno de disco, y capacidad para al menos de 100 metros de backing de 20 Lb. En la pesca de la carpa a mosca, el carrete es utilizado a fondo en todas nuestras capturas y será una constante ver entrar y salir línea del carrete, siendo el sonido de este música para nuestros oídos.

En cuanto a la línea hay muchas recomendaciones que hacer, esta deberá ser de la misma numeración que la caña y os recomiendo que tenga un color un poco discreto, porque muchas veces las aguas son muy bajas y claras y el color de la línea puede asustar a las carpas. Es muy importante prestar atención a que cuando se clava una carpa a mosca, la primera carrera es muy violenta llevándose muchos metros de línea, siendo por eso muy importante prestar atención de donde y como esta la línea fuera del carrete, pues basta una pequeña distracción por nuestra parte para no darnos cuenta de que esta retenida en algún obstáculo, causando inevitablemente la perdida de la captura.

El bajo de línea va a depender de las situaciones de pesca, podemos tener 2,70 m. como longitud mínima, siendo ideal unos 3 m. para aguas bajas y claras. Muchas veces las carpas están tan pegadas a la orilla, que estamos obligados a lanzar y que apenas 50 cm. del bajo entran en el agua, en estos casos es importante acortarlo para evitar que quede atrapado en algún obstáculo. En cuanto al terminal yo suelo utilizar entre 0,18 y 0,23 mm. porque si existiesen obstáculos sumergidos como indique anteriormente, permite controlar perfectamente un pez de buen tamaño.


En cuanto a sus hábitos alimenticios, podemos decir que la carpa es una especie omnívora, cuyo alimento puede ser tanto de origen vegetal, por ejemplo, algas acuáticas, bayas silvestres o cereales, o de origen animal, como todo tipo de larvas acuáticas, insectos alados, alevines o crustáceos.

Las carpas buscan prácticamente todo su alimento junto a la orilla, en zonas de poca profundidad, con presencia de alguna vegetación, ya que junto a esta viven y se desenvuelven las larvas de insectos acuáticos, y es aquí donde además pueden caer al agua algunas semillas o pequeños frutos.

Es muy común observar a las carpas deambular en pequeños grupos por las zonas con poca agua y las orillas. De hay que durante mis jornadas de pesca y observación pude comprender el significado de algunos de sus movimiento, ayudándome en pocos minutos a distinguir si estaban activas alimentándose o simplemente tomando el sol.


Las Moscas

Las carpas pueden demostrar actividad tanto en superficie como debajo de esta, esto nos obliga a tener moscas de varios tipos, como ninfas, secas y streamer. A pesar de que las carpas durante los meses mas calurosos del año demostraran muchas veces un comportamiento agresivo en el que atacan los streamers coloridos y de un tamaño aceptable cuando andamos detrás de los Basses, vamos a montar moscas más discretas, que intenten imitar su alimento natural.

Las ninfas que imitan las larvas que viven en aguas poco profundas junto a las orillas pueden ser montadas en anzuelos entre el nº 8 y el nº 16, ninfas montadas en anzuelos mayores pueden imitar ninfas de libélulas o pequeños alevines de peces moribundos, en cuanto a las ninfas montadas en anzuelos mas pequeños imitaran pequeñas larvas de insectos que viven entre las piedras y la vegetación. Si las carpas no demuestran agresividad es necesario utilizar ninfas de color oscuro, como por ejemplo castaño, negro u oliva.

Las imitaciones de insectos terrestres podemos montarlos en anzuelos del nº 10 o del nº 12. Entre los muchísimos materiales que existen en el mercado podemos escoger para los montajes el foam que es un material de una flotabilidad excelente. En vez de comprarlo podemos usar una vieja zapatilla de playa, cortándola en finas tiras el efecto es el mismo. Claro que podemos utilizar otros materiales sintéticos o naturales, eso dependerá del gusto de cada uno.

Muchas veces en determinados sitios las carpas están habituadas a comer algunas bayas silvestres, moras, que caen de los arbustos junto a las orillas o a comer cebo habitualmente dejado por los pescadores para cebar, como por ejemplo maiz cocido. De hay la importancia de tener en nuestra caja algunas moscas imitando este genero sobre todo del maiz. Para realizar este tipo de imitaciones podemos utilizar lana de cordero teñida del color que necesitemos. Este material es el que yo elijo por que la lana al absorber el agua tenderá a hundirse lentamente y es muy suave por lo que las carpas no lo rechazaran de inmediato. Es muy importante tener en cuenta el tipo de anzuelos utilizados, que deben de ser fuertes porque una carpa de buen tamaño durante la pelea ira enderezando el anzuelo y terminara soltándose si este es de mala calidad.



Pesca a Ninfa.

Algunos de los momentos mas espectaculares que vivimos en la pesca de la carpa a mosca es aquel en el que nos tenemos que mover por las orillas, agachados, en silencio, completamente escondidos entre la maleza, esperando encontrar alguna carpa en actividad a nuestro alcance, e intentar colocar nuestra imitación en su trayectoria de modo que podamos despertar su interés.


En pleno verano, cuando el calor se hace sentir, o el día va llegando a su fin, las carpas pueden ser fácilmente detectadas por el pescador, cuando recorren sus sitios habituales de alimento.

Una situación muy común es encontrar una carpa en un lugar poco profundo, envuelta en una nube de detritos levantada cuando remueve el fondo para encontrar alimento. En algunos casos conseguiremos ver su aleta caudal moviéndose entre la nube o saliendo fuera del agua, para tener éxito en estas ocasiones tenemos que colocar delicadamente una ninfa poco lastrada en su posición de alimento, de modo que piense que es una presa que acaba de descubrir al remover el fondo, si es así, veremos que se desplaza e dirección a la ninfa, cuando se detenga debemos esperar un par de segundos y clavar.

Claro que la carpa en este movimiento podrá comer o rechazar nuestra ninfa, por eso si no obtenemos resultados a la primera, deberemos de intentarlo una y otra vez. Cuando no sea este el caso, y la carpa este tomando la comida de una manera menos deliberada, desplazándose entre las hierbas de las orillas tendremos que ser aun mas discretos, ya que una carpa en esta situación sabe que puede estar en peligro y estará muy alerta, bastando un paso en falso para echarlo todo a perder. Es muy fácil fallar en esta situación, siendo el error más común una mala presentación de la ninfa, más no siempre una mala presentación significa siempre perder un pez. Me ocurrió alguna vez, lanzar la ninfa delicadamente y la carpa mostrarse totalmente indiferente, obligándome a lanzar de nuevo con más fuerza, golpeando con la ninfa el agua, para llamar su atención. Otras veces tendremos que animar la ninfa con pequeños toques. Generalmente las carpas giran y nadan velozmente hacia la ninfa con curiosidad tragándola enseguida, mas para contrastar con esta situación puedo afirmar que varias veces al aproximarme a una carpa e intentar colocar la ninfa en el sitio correcto, fallar y colocar la ninfa justo encima de ella saliendo la carpa como un relámpago desapareciendo en las zonas de mas profundidad. Es realmente impresionante ver con que velocidad las carpas huyen ante una situación de peligro.


Con Seca

En la pesca a mosca debemos estar preparados para cualquier situación y una de ellas es la de observar una o mas carpas alimentadote en superficie. Esta situación no es muy común y se da sobre todo en los días más calurosos y en zonas remotas y tranquilas. Es más común que sea junto a la orilla, por razones obvias, sobre todo si existe alguna sombra. Mientras las carpas buscan comida en el fondo, es común detectar insectos terrestres que se precipitan al agua, en estas situaciones no acostumbran a quedarse indiferentes, suben con suavidad y comen con convicción. Cuando observemos una situación de este tipo en aguas bajas y tengamos una ninfa colocada al final de nuestro bajo, tenemos dos opciones: O probar a cambiar la ninfa por una seca y probar suerte si la carpa se encuentra aun en el mismo lugar, ya que las carpas están continuamente en movimiento, o probar con la ninfa. En estos casos aconsejo lanzar la ninfa y aprovechar la oportunidad pues la carpa lo más probable es que se gire y vaya a su encuentro.

Si la carpa se alimenta en superficie pero en aguas mas profundas es mejor cambiar la ninfa por una seca, ya que con la ninfa se tienen dificultades para ver si la carpa la toma o no, incluso si el anzuelo se clava a la primera empezara a correr y tendremos serias dudas de si esta o no clavada.

Cada jornada de pesca de carpas a mosca es una aventura en la que nos encontraremos siempre con nuevas situaciones, en las que nuestra técnica puede transformar nuestra jornada en un éxito o en un fracaso, mas como indique anteriormente en cada lugar de pesca los peces se comportan de manera diferente, de hay que sea realmente importante utilizar todos nuestros sentidos para estudiar la zona y después de una delicada observación utilizar el método mas correcto para tentar, seducir y engañar.

Esta es la verdadera clave del éxito……


De cualquier modo además de todos los consejos que os he indicado anteriormente son igualmente importantes factores como la rapidez y precisión en el lanzamiento, estar siempre listo es la clave. Bueno en realidad yo no soy quien para decir esto, porque a menudo al ver una carpa, la adrenalina me sube de tal manera que todo sale mas; La línea esta enredada, o la ninfa enganchada en algún obstáculo o en la puntera de la caña, con aquella enorme carpa justo enfrente mía, sin fijarme en lo que estoy haciendo por miedo de perderla de vista… Estas situaciones muchas veces cómicas forman parte de la pesca, pero tengo que tener voluntad y no dejar de intentarlo, porque sé que entonces encontrare otra carpa que si que conseguiré engañar….


Ir a la pagina web del autor


2 comentarios:

  1. Estupendo artículo! ya tuve la ocasión de descubrirlo en la pagina de segredosdapluma pero, la verdad es que, traducido es mucho mejor, jeje!

    La verdad es que describe a la perfección la multitud de reacciones que pueden llegar a tener las carpas ante situaciones aparentemente similares, siempre en función de múltiples factores (temperatura del agua y exterior, época del año, hora del día, claridad del agua, fases lunares, etc..). Es un pez que, en mi opinión, está infravalorado y no muy respetado por algunos mosqueros. Pero una vez que te enfrentas a él, es fascinante. Te obliga a ir de puntillas por el campo para no desprender ni una piedra, a que no te descubra mediante las sombras, además hay que ser muy preciso en los lances y las posadas. Son maniáticas con las ninfas y streamers; unos días quieren un color, otros días una cabeza dorada, etc..En fin, que son todo un señor pez a tener muy en cuenta como especie deportiva para su pesca con mosca.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste la traduccion en breve colgare la 2ª parte que estoy traduciendo...

    ResponderEliminar